Título hero plantilla

Subtítulo plantilla

creencias limitantes

Emprendedor… ¿Cómo superas tus creencias limitantes? Una breve guía para romper con tus bloqueos.

Tú, que eres emprendedor o estás pensando en emprender, te has preguntado alguna vez, ¿cómo puedes vencer las creencias limitantes que te impiden que tu negocio prospere? Sigue leyendo para descubrir paso a paso cómo derribar los pensamientos que te limitan a la hora de emprender, ya que el primer paso es poder vencer cualquier creencia limitante que se te frene. 

Breve guía de emprendedores para superar creencias limitantes.

Qué son las creencias limitantes. 

“Aún no tengo lo necesario para emprender”, “No tengo dinero para hacerlo”, “Es imposible conseguir esto”… Esto, esto son las creencias limitantes. Se trata de pensamientos o estados de ánimo que crees que se aplican a ti mismo, a tu situación o un contexto y que te condiciona a actuar de una manera negativa, alejándote de lo que verdaderamente quieres y que no puedes conseguir por tu forma de concebir las cosas. 

Cómo vencer creencias limitantes como emprendedor.

Como se dice, “cada maestrillo tiene su librillo” y si tu has desarrollado tu propia fórmula de desarrollo y te funciona, ¡sigue por ese camino! Nosotros te dejamos aquí nuestro “librillo” y estamos seguros de que te podrá servir. 

Apóyate en la PNL.

Hace poco hablábamos de la PNL y de su gran utilidad tanto para ámbitos profesionales como personales. Como es lógico, esta herramienta también puede ayudarte en tu emprendimiento y si no es la que más te apoya, seguramente estará en tu top 3 de herramientas poderosas para la vida.

Recordemos que la PNL es un conjunto de herramientas que te ayudarán a entender, gestionar y armonizar tus pensamientos, emociones y comportamientos.  Con esta disciplina, comprender cómo funciona tu cerebro se torna más fácil, por lo que gestionar emociones, pensamientos o maneras de comunicar cambian a mejor.

Teniendo esto en cuenta queda claro que esta puede ser tu aliada principal para superar creencias limitantes. Tu forma de ver, entender, pensar y creer cambian radicalmente a mejor cuando aplicas técnicas de PNL en tu día a día y con ello tu forma de reaccionar a las circunstancias.

Recurre a un coach. 

Ayúdate de un coach para cuando la incertidumbre te supere. En ocasiones te podrás ver sobrepasado y te será complicado valerte única y exclusivamente por ti mismo, no temas en pedir ayuda. Un coach te acompañará en los procesos que más cuesta arriba sean sirviéndose del mejor recurso de todos: la formulación de preguntas poderosas. ¿Es este el camino que quieres? ¿Es este el reto que quieres afrontar? ¿Vale verdaderamente la pena para tu emprendimiento este objetivo propuesto? ¿Estás en la etapa correcta para afrontar este objetivo? Tendrás muchas cosas interiorizadas y habrá ocasiones, aunque recurras a la PNL, en la que necesites ver un poco más allá. Cuando no seas capaz de ello, es que necesitas otros puntos de vista y un coach te podrá ayudar con ello. Aprovecha además la proliferación de especialidades y disciplinas que tiene ahora el coaching, te será fácil encontrar un coach especializado prácticamente para cada cosa: financiero, de equipos, ejecutivo, de branding, de emprendimiento etc…

Convierte tu gran objetivo, en varias metas más pequeñas.

El emprendimiento no es una maratón, habrá que conseguir objetivos, sí, pero no tiene por qué ser en el menor tiempo posible. No renuncies a tu gran objetivo, a ese gran sueño por el cual empezaste. En cambio, fragmenta ese gran objetivo en otros más pequeños. Cumpliendo esos más pequeños a la larga alcanzarás el grande. 

Como emprendedor seguramente te han dicho o te has repetido infinidad de veces que tienes que pensar en grande, esta creencia puede llevarte a abarcar más de lo que puedes asumir en este momento, sin embargo hay un gran arte en pensar en pequeño para paso a paso sostener ese gran sueño que te ha inspirado desde un principio a emprender.

Desconecta y diviértete (spoiler alert, potenciará tu creatividad)

Y este, aunque no lo parezca, es fundamental. No descuides tu vida personal y social. Sal, desconecta, diviértete, asiste a congresos, eventos de networking o práctica algún hobby. Está demostradísimo que cuando sufrimos bloqueos creativos, la desconexión ayuda a que naturalmente lleguen las ideas.

Emprender no se trata de meterte de cabeza en tu proyecto sin parar ni para respirar, se trata de fomentar tu equilibrio de vida, de hacer cosas que despejen tu mente y te lleven a un estado de bienestar con el que puedas ser mucho más productivo, creativo y efectivo con tus funciones como emprendedor.

¡Tip extra! Celebra cada logro y cada pequeño paso

Reconocer y celebrar tus logros por más pequeños que sean es una acción que muchos emprendedores pasan por alto, cuando te enfocas solo en el gran objetivo e ignoras los pequeños pasos que te han llevado hasta ahí, puede que sientas muchas frustraciones y te centres solo en las dificultades de emprender.

Por otro lado cuando celebras cada paso, cuando te reconoces tus avances, cuando te felicitas por terminar tus tareas, ese subidón de motivación continuo te mantienen disfrutando el proceso, te ayuda a demostrarte con hechos y resultados que sí puedes y elevan tu autoestima y satisfacción personal y profesional.

Como emprendedor son muchos los desafíos que se viven, sin embargo la mayoría de ellos los puedes solucionar entrenando tu mentalidad, atreviéndote a romper límites, superando retos y teniendo muy presente siempre tu verdadero propósito.

Y recuerda, si necesitas más ayuda, siempre puedes contar con Develand. Al fin y al cabo, somos la ciudad de desarrollo personal y profesional, con nosotros podrás potenciar tu emprendimiento en cualquier aspecto con dinámicas como Lego Serious Play, formaciones de comunicación y oratoria, creatividad o una multitud de cursos de coaching que te vendrán especialmente bien para tu emprendimiento, como el de experto en coaching, practioner PNL o Agile coaching. 

¡Adelante emprendedor tú puedes!

Scroll al inicio